1

Tiempo de Primera Comunión

Tiempo de Primera Comunión

Cuando llega la primavera en miles de familias se preparan para celebrar la Primera Comunión de sus hijos. Como otras ceremonias religiosas el sentido real de la celebración empieza a perderse sumergida en la avalancha de productos de consumo que rodean hoy cualquier fiesta. La organización de las comidas familiares, las fiestas infantiles, los trajes de los niños y de los mayores y los regalos ocupan más tiempo que la preparación espiritual del niño.

Vamos a ver en nuestra entrada de hoy algunos aspectos de esta celebración, por si a alguno le puede venir bien.

La ceremonia religiosa

La Primera Comunión es uno de los siete sacramentos de la religión católica. Se considera, junto al bautismo, un sacramento de iniciación cristiana: se pasa a formar parte de la Iglesia católica y consecuentemente, los padres asumen la responsabilidad y el compromiso de educar a sus hijos en la fe católica. Por tanto, no cabe un bautismo civil: podría sustituirse por una fiesta de “llegada al mundo”, “ingreso en una familia”, “presentación a los familiares y amigos”, “de bienvenida…” ¡Cualquier cosa menos bautismo civil!

El ritual de la ceremonia es similar al de la misa de los domingos. La gran salvedad es el específico de aceptación por parte de los niños que se incluye al principio de la misa. A los niños se les sitúa en lugar destacado ante el altar y a sus padres –incluso, en algunas parroquias, también a sus padrinos- en lugares acotados, bien en los laterales, bien en la primera fila. Habitualmente, en el momento de la eucaristía, cada niño se acerca al altar acompañado de su padres.
Primera Comunión

La edad para hacer la Primer Comunión es entre los 7 y 10 años. Antes se decía que esa era la edad en la que el niño adquiría raciocinio. La iglesia católica estableció esta franja de edad en el decreto  “Quam singulari” del Papa Pío X en 1910. Y las fechas más frecuentes, como ya hemos comentado, son las de los meses de la primavera y primeros días del verano.

La etiqueta

Las ceremonias religiosas son ceremonias de mañana. También loes la Primera Comunión. La etiqueta se graduará dependiendo de la solemnidad del acto. A mayor solemnidad, menos informalidad en el atuendo. Y recordando siempre que la sencillez debería primar: porque es un acto religioso.

Los niños: además del tradicional vestido blanco, cada vez más parecido al de una novia, de las niñas o el de marinero de los niños o los tipos hábito, algunos colegios sólo permiten sus uniformes. Sin dejar de hacer hincapié en que es un día especial para los creyentes, conviene recordar que sencillez y humildad son pilares básicos de estas ceremonias. No se debe transmitir al niño la sensación de que es más importante el “cómo” que el “qué”. Desvirtúa el sentido del sacramento que se celebra.

Primera Comunión  Primera ComuniónPrimera Comunión

Para las mujeres, colores claros, trajes de chaqueta o trajes cortos (con chaqueta o abrigo a tono), incluso traje con pantalón –si no hace mucho calor-. Para marcar la solemnidad -en caso necesario- se puede jugar con la calidad de las telas. Tocados, mejor que sombreros y de pequeño tamaño. Zapato de tacón medio, medias y bolso. Peinado y maquillaje a tono: sin estridencias. ¡Es una fiesta religiosa!
Para los hombres, traje y corbata a tono. Camisas lisas y de color claro y zapatos de cordón.

Los padrinos: si van a acompañar a los niños en lugar destacado dentro del recinto de la iglesia, la etiqueta será la misma.

Los invitados: conviene advertir a los invitados de los detalles de la ceremonia. Es frecuente que a la iglesia acuda sólo la familia más cercana y que al resto se les convoque a la celebración posterior. En el primer caso, y por respeto al acto, la indumentaria será formal. En el segundo, y dependiendo del tipo de celebración, habrá que ajustarla.

Y conviene recordar, que no son de recibo ni los escotes de vértigo, ni los “palabra de honor”, ni las grandes “rajas” para enseñar la pierna. No lo son en una iglesia y no lo son en una celebración religiosa y con niños. No es una fiesta.

Fiesta y regalos de Primera Comunión

Las celebraciones dependen de los gastos que cada familia pueda –y quiera asumir- y contra eso, poca advertencia se puede hacer. Por su propia naturaleza religiosa, debería ser una celebración familiar e íntima, pero cada vez se parecen más a las bodas. .Antes era frecuente invitar a un desayuno –el famoso chocolate con churros madrileño era la estrella- porque las Primeras Comuniones se hacía a primera hora de la mañana, pero ahora son habituales las grandes comidas familiares con muchos invitados y mucha fiesta posterior para los niños. Conviene recordar de nuevo lo del “cómo” y el “qué” y el sentido de la celebración. Unas recomendaciones:

-regalar no es obligatorio: pero un detalle nunca está de más;
-por ser una celebración religiosa, son clásicos todos los regalos de este tipo: misales, rosario, cruces, medallas, Biblia, Evangelios, libros de Historia Sagrada..
-se entregan después de la ceremonia (lo que no significa se esté esperando al niño a la puerta de la iglesia con el paquete en la mano)

Las invitaciones: si se ha planeado una fiesta infantil posterior, los niños serán los anfitriones y a ellos les toca entregar alguna sencilla invitación. Deben constar en ella todos los datos de interés para los padres del invitado, pues serán ellos los que tengan que ocuparse de llevar y de recoger a su hijo. Por tanto: nombre del niño, dirección exacta y completa, hora de inicio y de recogida de la fiesta, tipo de fiesta –merienda, comida, o lo que sea- y un teléfono de contacto. En el mercado hay modelos ya preparados.

La Primera Comunión La Primera Comunión

Los recordatorios: antes eran estampas de historia sagrada, cuadros religiosos o imágenes de santos. Hoy se tiende a dibujos sencillos, incluso, hechos por los niños o con su foto. Deben llevar el nombre del niño que toma la Primera Comunión y la fecha. Si se quiere, además, el colegio o parroquia donde se ha celebrado y, aunque cada vez menos, el santo del día. Se reparten una vez terminada la ceremonia, ya en la calle o durante la comida o la fiesta, si no ha dado tiempo.

         La Primera Comunión

 

 

(Fotos: archivo propio, Infanta Sofía)

Comentarios 1

  1. Pingback: Tiempo de Primera Comunión @GMSProtocolo  - Protocol Bloggers Point

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *