1

Pésame y Simpatía

Pésame y Simpatía:  Perdónenme ustedes, pero en estos días he tenido ocasión de reflexionar sobre estos temas. Aunque sólo sea porque parece que los humanos “civilizados” hemos perdido el contacto con algo tan real como la muerte. No hablemos ya del tema de vislumbrar un cadáver.

La muerte de alguien ilustre ,peor aún, la de alguien muy “famoso” se trata con rasgos casi de histeria colectiva, y cuando uno de nuestros amigos pierde a alguien, algo íntimo y sencillo, parece no haber expresión correcta de nuestro dolor.

La cuestión en estas lineas es cómo acompañar a gente a la que amamos y que han sufrido una pérdida importante.

Si, como sucede con frecuencia, nos saltamos los pasos “ceremoniales”,  puede suceder que nos quede una sensación de falta de expresión de nuestro afecto verdadero.

Para empezar, nuestra mera presencia es suficiente en los primeros momentos, pese al dolor y la cantidad de tareas que nuestros afectados allegados tengan entre manos.

De haber niños, es necesario hablar y acompañarles.
Buscar las palabras es positivo para todos, y los niños más que nadie valoran los buenos momentos y todo lo positivo, que es lo que hay que conservar. Hablar, sencillamente, de principios y finales, es, en sí, un rito necesario a todos.

Y un verdadero amigo no se limitará a una fugaz visita en el tanatorio, sino que se interesará incluso en los meses (o años) siguientes, ayudando a recordar lo bueno. Ahí se testan las verdaderas amistades.

Comments 1

  1. En los tremendos momentos posteriores a la pérdida de alguien querido, el apoyo de los amigos es vital. Compartiendo el dolor, éste disminuye. Precioso post ¡enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.