La ceremonia de las velas

gmsprotocoloyeventos Ceremonias 2 Comentarios

La ceremonia de las velas

Cuando se trata de organizar una boda civil, muchos novios se quejan de lo poco lucida que es la ceremonia en ayuntamientos o ante un juez. Acostumbrados por nuestra cultura católica a la solemnidad de los rituales de la iglesia, parece que casarse por lo civil es un mero trámite burocrático. Sin gracia ni salero. Aunque no haya más legalidad vigente que la de firmar ante un concejal, un notario, un juez o un funcionario diplomático o consular encargado del Registro Civil en el extranjero. Hay ayuntamientos que se esmeran y tiene acondicionado algún salón para que esta firma tenga un arropamiento algo más cálido, pero por lo general, todos son poco acogedores para los contrayentes.

Al principio, los novios acudían a los registros civiles vestidos con su galas y se tiraban el arroz en la puerta. Pero el resultado no llegaba a ser del todo satisfactorio porque la puerta de un registro, un ayuntamiento o un juzgado no admite decoración alguna. Por eso, es cada vez más frecuente que los novios, cumplido el trámite en el ayuntamiento, decidan reunir a sus amigos y familiares en una fiesta en la que antes de la cena y las copas, se escenifique una ceremonia de unión de la mano de un maestro de ceremonias.

Así pues, el auge de la puesta en escena de bodas en fincas, jardines y locales especializados es imparable. Entre unos y otros, con aportaciones de aquí y de allá, se ha pasado de la simple lectura de los artículos del código civil cuya lectura es obligada en los ayuntamientos, notarías o juzgados…

TÍTULO IV del Libro del Código Civil

Del matrimonio

CAPÍTULO V

De los derechos y deberes de los cónyuges

Artículo 66. El marido y la mujer son iguales en derechos y deberes.
Artículo 67. El marido y la mujer deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia.
Artículo 68. Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente.
Artículo 69. Se presume, salvo prueba en contrario, que los cónyuges viven juntos.
Artículo 70. Los cónyuges fijarán de común acuerdo el domicilio conyugal y, en caso de discrepancia, resolverá el Juez, teniendo en cuenta el interés de la familia.
Artículo 71. Ninguno de los cónyuges puede atribuirse la representación del otro sin que le hubiere sido conferida.

….a una gran variedad de rituales.

Entre ellos, cada vez está más de moda la ceremonia de la luz o de las velas. No hemos podido encontrar el origen de la misma: entre ritual pagano o evangélico para la mayoría de los autores de los artículos colgados en las diferentes webs consultadas. Pero independientemente de su origen, las velas, la luz, siempre han servido para simbolizar: alegría, conocimiento, respeto, vida… En este caso, simbolizar la unión de dos llamas -el novio y la novia- en una única común a los dos.

¿Cuando se celebra esta ceremonia?

De cada pareja dependerá el momento de llevarla a cabo, pues cada una decide también el guión que quiere seguir en su ritual de unión ante los amigos y familiares reunidos. Lo ideal es que se diseñe este guión entre los novios y el maestro de ceremonias para que la ceremonia lleve un buen ritmo en el que intervenciones de unos y otros, intercambio de anillos y de votos y otros rituales elegidos por los novios se desarrolle con lógica.

¿Cómo transcurre la ceremonia?

En la mesa ante los novios se dispondrán tres velas: una grande y dos menores.

   

Llegado el momento elegido por la pareja, el maestro de ceremonias les pedirá a los novios que cada uno de ellos encienda la vela pequeña. (También puede hacerlo el propio oficiante y entregársela a cada uno después). Mientras lo hacen les explicará qué simbolizan las velas. Después les pedirá que juntos, de la mano, enciendan la vela grande. Y, de nuevo, mientras lo hacen, les explicará qué significa. Encendidas las tres velas y conocido su sentido, el maestro de ceremonias preguntará si quieren que se mantengan encendidas las tres o si es el momento de apagar las velas pequeñas y dejar que la grande presida el resto de la ceremonia.

¿Os ha gustado? Pues añadidlo a vuestra lista de “posibles” y no se os olvide hacer un buen guión: ¡que la ceremonia fluya con soltura! Y si necesitáis que os echemos una mano, ¡estaremos encantadas!

 

Reproducimos el texto íntegro de la boda de Eli y David, este sábado pasado, donde la incluimos en el programa, para que os podáis hacer una idea exacta del ritual:

A continuación los novios van a celebrar un ritual que igual algunos de vosotros no conocéis aún: la Ceremonia de la Vela, también conocida como Ceremonia de la Luz o Ceremonia de la unidad. Elisa y David, tomad cada uno vuestra vela.

Esa vela simboliza el pasado, lo que habéis sido hasta el día de hoy: dos personas independientes y libres, de gran fortaleza, llenos de ilusiones y planes de futuro. Y habéis decidido uniros en matrimonio, juntar vuestras llamas en una sola que arderá con más fuerza e ilusión aún, representando el compromiso del uno con el otro.

Cada año, cada mes, cada día, os recordará la promesa de amor que os hacéis hoy ante todos estos testigos: vuestros seres queridos, vuestros familiares y amigos. Cogeos de la mano y encended juntos la vela que os guiará y acompañará a lo largo de toda vuestra vida de pareja.

Esta vela formará parte del matrimonio de Elisa y David. Encendedla cuando lleguen los momentos difíciles, los desencuentros, y quizás consiga alumbrar vuestro camino, ya que su llama os recordará la felicidad que sentís hoy y la fortaleza de vuestro amor.  Y cuando hayáis recuperado la sonrisa, apagad la llama juntos.

Prendedla también cuando lleguen buenas noticias, porque así rendiréis tributo a vuestro matrimonio. Recordad a todos los que hoy estamos aquí, porque compartiremos esa alegría con vosotros.

Os deseamos que sólo tengáis que encender esta vela por las muchas alegrías que os reserva el destino, pero si tuvierais que hacerla brillar en momentos de tristeza,  aprended a superar, apoyado el uno en el otro,  los obstáculos que puedan aparecer en vuestro camino.

En este momento, una vez encendida la vela del día de vuestra boda, en vuestras manos está dejar también prendidas las velas del pasado,  que os recuerdan que seguís siendo personas únicas y singulares dentro de esta unión; o podéis extinguir sus llamas y dejar que la luz de la gran vela os represente a los dos a partir de ahora.

 

 

 

 

(Fotos: propias)

Comentarios 2

  1. fue un momento de la ceremonia muy bonito e inesperado. ojala q veamos brillar esa vela, preferiblemente siempre para celebrar cosas buenas.

  2. Pingback: La ceremonia de las velas - GMS Protocolo y Eventos @GMSProtocolo - Protocol Bloggers Point

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *