Cómo se organizan las comidas de trabajo en un congreso

Cómo se organizan las comidas de trabajo en un congreso

Participar los alimentos alrededor de una mesa, es una de las costumbres más profundamente arraigadas en cualquier en cualquier sociedad. Una costumbre que hoy en día seguimos practicando no solo con motivo de celebraciones personales sino que además lo transportamos al marco empresarial y de negocios.

Compartir mesa y mantel con el jefe, colegas de profesión conocidos o no, clientes y empleados, siempre nos proporciona información muy valiosa que bien gestionada nos puede abrir un campo de múltiples posibilidades para nuestra empresa o negocio. En definitiva, conocer y darse a conocer para ampliar oportunidades de negocio, es Networking.

Con este fin, organizamos tres comidas de trabajo en el transcurso del Congreso de Cirujanos Vasculares de Habla Hispana celebrado en Casa de América el pasado mes de octubre. La sede del congreso nos ofrecía la posibilidad de organizar las comidas en el restaurante Cien Llaves, lo que nos permitió evitar desplazamientos al exterior, más tiempo para disfrutar del almuerzo y por último y no menos importante, empezar puntualmente las sesiones de la tarde.

El restaurante está ubicado en la planta baja del palacio, con acceso desde el Paseo de Recoletos, y desde el interior de Casa de América cruzando el jardín. Además del salón principal, el restaurante ofrece dos espacios más pequeños separados que en nuestro caso nos sirvieron para dar privacidad a la comida del Comité Organizador, el primer día y el tercer día, lo utilizamos para la comida de los miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Cirujanos Vasculares de Habla Hispana.

El salón principal estaba montado con siete mesas redondas de diez comensales cada una, que fueron ocupadas libremente por los comensales formándose así grupos espontáneos de colegas de profesión. No olvidemos que una comida de trabajo no es un banquete por lo que sobran las presidencias.

¿Qué comemos?

Una de las cuestiones importantes a considerar era la elección del menú para los tres almuerzos. Un trabajo en conjunto con el restaurante para poder ofrecer a los congresistas una variedad gastronómica que fuera del gusto de todos. Se tuvo muy en cuenta la procedencia de los comensales, la estación del año, los alimentos de temporada y por supuesto las posibles intolerancias que pudiera haber.

Para las comidas de trabajo de CVHH se trabajó con el restaurante en base a la carta de temporada que Cien Llaves ofrecía, eligiendo una combinación que no fuese repetitiva. En cuanto a las intolerancias podemos decir que aunque no teníamos ninguna confirmación de intolerancia, se decidió estar prevenidos por si en el último momento algún congresista solicitaba esta posibilidad, y acertamos puesto que sobre la marcha si hubo quien lo solicitó.

Como apunte final diremos que las reglas de la etiqueta en las comidas de trabajo no difieren de las reglas que debemos utilizar en cualquier otro tipo de comida. Si se dominan estas reglas, la persona se sentirá más segura de sí misma y su mente estará centrada y ocupada exclusivamente para seguir la conversación que el resto de los comensales haya entablado.

 

fotos: cienllaves 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *