urbanidad playa

Buenos modales por norma: en la playa la educación no está veraneando

gmsprotocoloyeventos Urbanidad 1 Comment

Buenos modales por norma: en la playa la educación no está veraneando

Cerramos el Kiosko del Protocolo por vacaciones estivales,  un buen momento para hablar de las normas de urbanidad en la playa. Las playas en verano son el lugar donde se pasan muchas horas y ponen a prueba nuestros buenos modales y las normas básicas de convivencia. Parece que cuando vamos a la playa los modales también están “de veraneo” y nos olvidamos de usarlos. Tales son los desmanes que los ayuntamientos están regulando comportamientos  no solo de buenos modales, si no de vida en sociedad básica. 

urbanidad playa

Normas que regulan la convivencia en las playas

Hace dos años,  el 9 de julio de 2015 el diario El Mundo publicaba lo siguiente:

 El Ayuntamiento de Burriana recuerda las normas cívicas de comportamiento en las playas para garantizar las buenas condiciones del litoral, sobre todo ahora en verano. La normativa va dirigida a los bañistas y pretende fomentar los comportamientos cívicos y de respeto al medio ambiente.

Entre las normas encontramos las de no jugar a la pelota fuera de las zonas habilitadasno dejar restos de comida, basura o colillas en las playas. Tampoco se pueden colocar objetos que entorpezcan la limpieza diaria de la playa entre las 0.00 horas y las 8.30.

No se permite tampoco llevar animales domésticos a las playas. Hay que insistir en la prohibición de bañarse en bandera roja y que no se permite la acampada libre en las playas. Además, los bañistas tienen que respetar las indicaciones de los socorristas y las banderas de señalización

La normativa municipal de uso de playas en Burriana data de 2008 y es un magnífico ejemplo de  regulación de urbanidad y reglas de comportamiento por ordenanza municipal, lo que da fe de la importancia que tienen los buenos modales en la interacción con otros en las zonas de uso y disfrute común, como son las playas. Leyéndolas vemos que son normas de urbanidad básicas, cosas que no haríamos en casa las hacemos sobre la arena de la playa y hasta parece mentira que una normativa municipal tenga que recordárnoslas ¿qué está pasando? ¿que los modales también tienen vacaciones?.

Ordenanzas municipales regulan normas de comportamiento social

Leyendo la normativa, desde el artículo primero, somos testigos de la importancia que el Ayuntamiento mencionado le da a las reglas de comportamiento social  a las que liga, ni más ni menos que con los principios de solidaridad colectiva recogidos en la Constitución del 78:

Es el objeto de la presente Ordenanza la regulación del correcto uso de las playas del litoral del municipio de Burriana, conjugando, el derecho que todos tienen a disfrutar de las mismas, con el deber que el Ayuntamiento de Burriana, en el marco de sus competencias, tiene de velar por la utilización racional de las mismas, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva; principios todos ellos consagrados en nuestra Constitución”.

Reconoce la mencionada ordenanza que la utilización  de las playas será “libre, pública y gratuita para los usos comunes y acordes con su naturaleza, tales como pasear, estar, bañarse, pescar, y otros actos semejantes y que se realicen de acuerdo con las leyes”, entre las que sitúa a la ordenanza citada.

Decálogo de urbanidad en la playa, en una ordenanza

A lo largo del articulado de la ordenanza se recogen principios básicos de urbanidad que bañistas y paseantes deben respetar. La forma que tiene de hacerlo es mediante la prohibición de determinadas conductas (a lo que apareja determinadas sanciones  para “animar” a su cumplimiento). Veamos cuáles son esos comportamientos que ponen de manifiesto los buenos/malos modales que imperan entre los habitantes ocasionales de la playa, en forma de decálogo:

Ensuciar

I. “Queda prohibido cualquier acto que pudiera ensuciar las playas, estando obligado el responsable a la limpieza inmediata. Así mismo, con el fin de facilitar la limpieza en las playas, durante la temporada de baño no se permitirá la instalación de parasoles o cualquier tipo de elemento que entorpezca el paso de los servicios de limpieza desde las 6.00 horas hasta las 9.00 horas”.

Si ensucias, limpias; una norma básica, si se cae un papel de un caramelo en el salón de mi casa, lo recojo, pues en la playa, lo mismo. La segunda frase de este párrafo es un aviso a los “madrugadores” que van a la playa a “coger sitio” poniendo el parasol, la toalla y las tumbona, luego se van a tomar café y no vuelven hasta mediodía, evitando que otras personas puedan utilizar ese espacio.

Actividades preferentes

II. “El paseo, la estancia y el baño pacíficos en la playa y en el mar, tienen preferencia sobre cualquier otro uso, por lo que el Ayuntamiento prohíbe (salvo en zonas específicas): los juegos de pelota, discos voladores, vuelos de cometa y cualquiera otros, así como la realización de actividades, o ejercicios que puedan molestar al resto de usuarios

Las palas, fútbol, cometas, frisby, carreras, etc. y un sinfín de actividades lúdicas que molestan a la concurrencia, roban espacio y hacen que ir a la playa a descansar se convierta en un “estar siempre en guardia” intentando evitar: balonazos, golpes, caídas, etc.

Ruidos no

III. “Se prohíbe la utilización en la playa de aparatos de radio, discos compactos, o similares, instrumentos musicales o cualquier otros artefactos, de forma que emitan ruidos que produzcan molestias a los demás usuarios” y siempre que superen los niveles máximos establecidos por la Ley de autonómica de contaminación acústica.

Los grandes éxitos del chiringuito o lo último en Reggaeton, mejor escucharlos en la intimidad de nuestro hogar, que compartirlos con el resto de los bañistas, que no tienen la misma sensibilidad musical que nosotros. Y, aunque no dice nada de los gritos, muchos seguro que superan esos niveles de contaminación acústica.

Comer y fregar

IV. “Se prohíbe limpiar en la arena de la playa o en el agua del mar los enseres de cocina o los recipientes que hayan servido para portar alimentos u otras materias orgánicas”. (…) y también arrojar en la playa o en el agua del mar cualquier tipo de residuos como papeles, restos de comida, latas, botellas, restos de frutos secos, colillas, etc. “.

Aún hay quien piensa que la arena de la playa y el agua salada son el mejor lavavajillas del mundo, es una leyenda urbana. Lo mejor es el estropajo y el jabón líquido que usamos en casa, y el agua caliente que sale del grifo de la cocina. La playa no es un gran barreño en el que lavar los enseres domésticos.

Para recoger los restos hay artefacto llamado  “papelera”, que los servicios de limpieza del ayuntamiento vaciarán de forma periódica para evitar su desbordamiento.

Vehículos

V. “Se prohíbe el estacionamiento y la circulación no autorizada de vehículos por la playa, salvo medios de transporte que utilicen las personas con discapacidad, así como también la utilización en el agua del mar de aquéllos especialmente diseñados para tal fin, todo ello sin perjuicio de las precauciones que se deben adoptar por los usuarios y/o personas que les asistan en orden a la seguridad del resto”

Una bicicleta, una moto y similares son vehículos, no lo olvidemos; que circulen por la playa es un peligro para el resto de usuarios. Y si es un artefacto que puedes llevar a la playa, no lo dejes allí “aparcado”, porque:

“Queda prohibida la ocupación de espacio público sin autorización, así como el abandono en la zona pública de objetos, artefactos, elementos como: embarcaciones, remolques, tablas de windsurf, velas, hidropedales, motos acuáticas, remos y similares”

Pernoctaciones

VI. “Están prohibidos los campamentos y acampadas en la playa”

Una playa no es un camping, por mucho que el terreno de alguno de ellos llegue hasta la arena, por lo tanto, no es el lugar para “plantar” la tienda de campaña. Nada dice de las  “jaimas” tamaño “salón de casa”, con capacidad para albergar a toda la genealogía familiar con el fin de protegerse del sol, algunas son un auténtico chalecito familiar.

Colchonetas y cañas

VII. “En las zonas exclusivas de baño debidamente balizadas estará prohibida la navegación deportiva y de recreo y la utilización de cualquier tipo de embarcación o artefactos flotantes, independientemente de su propulsión” (…)  Se prohíbe la pesca desde la orilla y la submarina, desde las 09:00 hasta las 21:00 horas, ambas inclusive, en evitación de los daños que los aparejos utilizados pueden causar al resto de usuarios”

Las colchonetas, algunas de gran tamaño que permiten que toda la familia se tumbe cómodamente encima mientras flotan en la zona de baño, son un incordio para quien intenta nadar y un peligro para sus propios ocupantes cuando se echan la siesta en el colchón flotante y terminan en una isla a 20 millas náuticas.

Motos de agua y embarcaciones que se acercan a la orilla, muy peligrosas para quienes van a nadar. Y qué decir de los aparejos descuidados, un peligro para bañistas y paseantes, una de las peores cosas que te puede ocurrir es clavarte un anzuelo.

Mascotas

VIII. “Queda prohibido el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño, con excepción de los perros lazarillos que estarán siempre en con la persona a quien acompañan, quien adoptará las medidas necesarias  para evitar molestias o riesgos para el resto de usuarios”.

¿Cómo es posible que no nos guste tu perro? pero si parece sacado de un anuncio de champú canino. Si, nos gusta tu perro, pero la zona de baño no es el mejor lugar para una mascota: juega, salta, ladra … molesta a otras personas. Eso suponiendo que sea un perro, porque hay quien lleva gatos, hamsters, grillos … metidos en su jaula, lo cual me parece una crueldad.

Higiene

IX. “Queda prohibido lavarse en el agua del mar utilizando jabón, gel, champú o cualquier otro producto similar; los usuarios que deseen asearse podrán hacerlo en los lavapiés que el Ayuntamiento disponga en las distintas playas del término municipal. Se prohíbe dar a los lavapiés, aseos y mobiliario urbano en general, ubicados en las playas, un uso diferente al que les es propio”.

La ducha y el lavapiés tienen dos fines:  limpieza de arena en el cuerpo y en los pies, única y exclusivamente. El gel, la esponja, el champú, el suavizante y el desodorante, mejor en el cuarto de baño de casa.

Higiene +

X. “Queda prohibida la evacuación fisiológica en el mar o en la playa”.

“Resulta que por debajo de esta playa pasa un tubo gigante que evacua las aguas residuales del pueblo y van a salir allá lejos, así que por un pipí (u otra cosa) que haga, no pasa nada porque esto es como un baño gigantesco” Esto me dijo una señora que tenía su toalla al lado de la mía, en confidencia. Siempre he deseado que un residuo fisiológico flotante la persiguiese durante las vacaciones, se que no es un deseo muy cortés pero …

Que un ayuntamiento tenga que regular mediante una ordenanza municipal el comportamiento “civilizado” de los veraneantes dice mucho sobre la relajación de costumbres en nuestros momentos de ocio y descanso. En un lugar en el que vamos a convivir con una gran cantidad de extraños deberíamos ser muy cuidadosos con nuestros modales y costumbres. Hay que preservar lo que es de todos y ser extremadamente educado con los que nos rodean; los modales se practican a diario, no podemos darles vacaciones.

¡Feliz verano!

Imagen, captura de: www.administracionpublica.com

Ordenanzas de uso y disfrute de las playas del término municipal de Burriana

 

 

Comments 1

  1. Pingback: Buenos modales por norma: en la playa la educación no está veraneando - GMS Protocolo y Eventos - Protocol Bloggers Point

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *