1

A mesa puesta

Poner la mesa no tiene mucho misterio: casi en cualquier manual de usos sociales o educación social se explica con claridad. Misterio no, pero  llenar un espacio con las piezas que requiere un determinado menú y un determinado tipo de evento de manera armónica, agradable pero sin entretener la mirada, para que cumpla la función para la que está destina, deleitando de paso la vista, requiere, eso sí, equilibrio y sensatez. Está muy de moda crear auténticas puestas en escena: recargadas y a ser posible, cada vez más originales, sofisticadas o llamativas. Cuanto más cosas se mezclen alrededor de los elementos imprescindible para comer, ¡mucho mejor! Lo de menos es poder disfrutar de los alimentos: se busca causar sensación con el diseño.

Sin embargo, una buena cena, una buena comida lo que pide es un “escenario” que acompañe la obra gastronómica.

Puesto de mesa

No cuesta nada tener en cuenta un par de detalles sencillos: las velas, sólo por la noche; las flores, sin olor y sin quitar la vista para que todos se puedan mirar a los ojos al hablar…

IMG_8319

…la servilleta doblada, sencilla, porque cuanto más doblada, más tocada..

FullSizeRender

…poner lo necesario no significa que el conjunto resulte feo…

IMG_8316

…¡al revés! Resulta agradable, elegante, equilibrado… Bonito. Y si la vajilla acompaña, el resultado no puede ser malo.

FullSizeRender_1

 

Comments 1

  1. Pingback: A mesa puesta - @GMSprotocolo - Protocol Bloggers Point

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.